No corren buenos tiempos económicos. También es verdad que desde 2008 no hay quien levante cabeza. Bueno, la levantamos para mirar un poco el buen horizonte que nos puede deparar y rápidamente viene alguien y te fastidia el futuro. Y como todo va a peor, lo de ir a mejor va para unos pocos, los hay que empiezan a soltar lastre por lo que pueda venir.

La tan famosa y prestigiosa BBC, la empresa británica pública de medios de comunicación con la que todo ente quiere compararse para al final quedarse en el camino, ha avisado de los próximos planes de actuación para reducir los costes tanto de radio como de televisión que deberían finalizar antes de 2025. La más afectada será la segunda porque el canal infantil CBBC y el cultural BBC Four cesarán sus emisiones vía terrestre para difundirse únicamente a través de la aplicación BBC iPlayer, además de fusionar los servicios de los dos canales de noticias BBC News y BBC World. Para los profanos en la materia, el primer canal está dedicado a las noticias del Reino Unido mientras que el segundo es el servicio que se ofrece al resto del mundo con información más global.

En cuanto a radio, el canal Radio 4 Extra dedicado a la variedad de programación infantil, comedias y dramas también cesará en sus emisiones vía terrestre de DAB y TDT para estar únicamente en streaming. También se verá afectado el canal de onda larga Radio 4, que verá reducir su programación antes de cerrarse por completo.

Y, por si fuera poco, se considera acabar con los servicios locales de radio y televisión para que se conviertan en productores de contenidos para internet. Todo esto es debido a la congelación de la tarifa que financia la BBC, que se queda en 159 libras para los dos próximos años. Así que a la empresa no le queda otro remedio que ahorrar unos 285 millones de libras por donde sea, además de anunciar el despido de unos 1.000 trabajadores en los próximos años. Por ahora son solo anuncios a la espera de ver qué reacciones se pueden producir tanto desde el aspecto político como el social, pasando también por los trabajadores de la empresa.

Para su director Tim Davie no es el primer aviso que hace, ni el primero con el que tuviera que dar marcha atrás en algunos aspectos. Hace unos años quiso tocar Radio 6 Music y el canal Asian Network y al final renunció por la oposición política. Pero los problemas económicos persisten, y algo se terminará tocando por que mantener en el aire a 8 canales de televisión (algunos comparten horario) y 17 de radio cuesta dinero.

Todo sea por el ahorro por parte de la BBC aunque parte del coste se incremente para el usuario final, sobre todo para aquel que quiera seguir disfrutando de las programaciones con posible expiración porque no todos disponen de internet y de los que tienen muchos no disponen de banda ancha.

Creo que no hace falta recordar aquel dicho que empieza “cuando las barbas de tu vecino veas cortar …”, porque comparar a la BBC con, por ejemplo, RTVE nos daría un poco de risa, más que nada porque esta tiene sus servicios al mínimo y no tan desdoblados como la británica. Si nos vamos a alguna empresa pública autonómica, ya sería otro cantar.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.