Estamos a las puertas de ver la evolución de la audiencia que nos presentará el próximo Estudio General de Medios, el primero de 2024 y que, a priori, no debería ofrecer ningún gran cambio en el panorama español, al menos en los primeros puestos.

De siempre el resultado de esta encuesta se debe ver como una evolución, no como un conteo real de la audiencia que tiene cada emisora, pero finalmente se cuenta como esta segunda opción ya que un número es más tangible que una idea, y como el EGM ofrece números pues miel sobre hojuelas para las que están arriba, mientras que las que están abajo venden tendencias.

Los números tan redondos que ofrece el estudio deberían de darnos a entender que el dato que se ofrece es el resultado de una serie de encuestas que cada vez se han hecho más detalladas para intentar ofrecer datos más concretos, pero que nunca ofrecerán números de unidades de oyente, quedándose siempre en los miles y ofreciendo bandazos a ciertas cadenas que desorientan el resultado que se quiere vender por parte de la empresa radiofónica.

Aunque en los tiempos anteriores al Estudio General de Medios cada emisora se respaldaba en las encuestas que realizaban estamentos públicos o que encargaban ellos mismos, publicitando el buen resultado a los cuatro vientos ya que casi siempre eran los más escuchados. Nunca está de más creerse la propia mentira financiada.

Así que desde hace bastantes años va apareciendo el tema de si el sistema de encuestas hay que cambiarlo por otro que ofrezca un resultado que, a lo mejor, puede ser diferente al actual. A principios de este siglo se estuvo hablando de la utilización de un medidor de audiencia que estaría incorporado en un reloj de muñeca, y que se pudiera escuchar la radio a través de este invento. Algo parecido a lo que se hace con la televisión, con el aparatito que, según lo que el espectador ve, computa en los datos que se ofrecen al día siguiente. Eso sin contar la cookie en las Smart tv. Como no hemos vuelto a saber del tema del reloj de pulsera entendemos que de aquello nada. Han pasado muchos años.

Pues esa idea de replantear el EGM lo han hecho las emisoras de PRISA en Colombia, donde existe el Estudio de Consumo de Audiencia Radial (ECAR) que es el que ofrece los datos de audiencia en base a las encuestas. Como podemos comprobar el sistema es prácticamente universal.

Pues como digo las emisoras de PRISA en Colombia se han encargado de crear un nuevo método para medir SUS audiencias, y lo vuelvo a decir por si alguien se ha despistado con el tema: SUS audiencias.

PRISA tiene en Colombia varias cadenas de radio, entre las que destacan Caracol Radio y W Radio, las dos generalistas de la empresa, siguiéndoles las musicales Tropicana, Bésame, Los40 y Radioacktiva. Con los datos de julio del año pasado Caracol Radio tenía 1428000 oyentes y W Radio alcanzaba los 1213300, obteniendo el primer y tercer puesto en el caso de las radios generalistas. En el caso de las fórmulas musicales Tropicana obtenía 2213900 oyentes, lo que la convertía en la segunda emisora musical del país.

Y como estamos en una era digital donde predominan las páginas web informativas y las redes sociales además de las señales de streaming, esto puede permitir saber realmente el alcance de tu señal. Según Felipe Cabrales, el CEO de PRISA Media en América, “hoy en día las audiencias nos pueden oír, ver, leer, y experimentar de múltiples formas y en diferentes dispositivos”, cosa que no se termina de reflejar en las encuestas de ECAR a la que le añade unas limitaciones que no permiten ofrecer el dato de comportamiento real.

Así que en función de esa nueva metodología Caracol Radio tiene 20 millones de oyentes y W radio 18 millones. Si nos pasamos a las fórmulas musicales, el conglomerado alcanza los 28 millones. Haced cálculos, van sobradísimos. Y tan contentos. Veremos a ver si este nuevo método revolucionario traspasa el Atlántico y se hace en España para inflar los datos actuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.