La radio pública estatal no está pasando por un buen momento. El último Estudio General de Medios la deja por debajo del millón de oyentes y según parece han sonado las alarmas en la corporación. Los cambios realizados desde 2018 no le han sentado muy bien a Radio Nacional, el canal generalista, con lo es necesario reaccionar para que la cosa no vaya a peor.

Lo he dicho alguna vez, pero cuando a la emisora le iba mejor fue en la época en la que dirigía Santiago González Suárez que atrajo al redil público a Juan Ramón Lucas para las mañanas y a Toni Garrido para las tardes. El volumen de audiencia recogido entre 2007 y 2011 fue de los mejores, hasta que se nombró director de Radio Nacional de España a Manuel Ventero teniendo como primer movimiento quitar de en medio a las dos estrellas de la programación generalista, con la idea que la parrilla se podía llenar con gente de la casa. No hacía falta gente ajena, y Lucas y Garrido lo eran, a pesar de los buenos resultados.

Pues atención que se avecinan cambios en tramos horarios que pretenden ser la revolución, basándose en la idea de aprovechar a gente de la casa, una cosa que no ha terminado de funcionar en vista de los resultados de los últimos años.

Así que, si se necesita gente de fuera pues se ficha y el primer nombre que suena es Samanta Villar para hacerse cargo del tramo matinal de 10 a 13 horas. Quien no se acuerde de Samanta Villar es la presentadora y periodista, además de escritora, que ha estado haciendo en los últimos años los programas televisivos ‘Conexión Samanta’, ‘9 meses con Samanta’, ‘Samanta y …’, ‘La vida con Samanta’ y ‘Samanta y la vida de …’. Bueno, realmente no es gente de fuera ya que lleva dos años en la autonómica Ràdio 4 en Cataluña, con lo que se cumple la teoría de utilizar a gente de la casa. Poco tiempo dos años, pero cumple la norma.

Y Samanta entra en el tramo en el que pusieron a Pepa Fernández en 2019, la que catalogo como una institución en la radio pública ya que estuvo 20 años, que se dice pronto, al frente de ‘No es un día cualquiera’ los fines de semana hasta que alguien decidió que el éxito que tenía se podía pasar entre semana. Mal por quien se le ocurrió semejante hazaña. Y, de momento, bien por quien se haya acordado de que Pepa funcionaba bien los fines de semana. Así que vuelve a redil histórico de donde no tenía que haber salido.

El que hasta ahora fue su sustituto, y anterior segunda voz del programa Carles Mesa, lo mandan a las tardes para ocupar el espacio de Julia Varela y su ‘Tarde lo que tarde’. A su vez Julia Varela se va al programa de madrugada ‘Gente despierta’ que deja Alfredo Menéndez tras tres años al frente. Podrían haber puesto a su creador que fue Carles Mesa, pero parece que a este lo ven mejor en las tardes.

Y Alfredo Menéndez pasa a ocupar el cargo de director de programas, sustituyendo a Alfredo Laín, siendo el artífice de todos los cambios anteriores.

Espero que las apuestas de Villar y Mesa, gente joven y poco escuchada entre semana a nivel nacional, sean el revulsivo que necesita la emisora, haciendo constatar que entonces la producción de estos tramos se haría desde Barcelona quitando peso a la llamada ‘Casa de la radio’. A Pepa Fernández no la tengo muy referenciada en la capital catalana debido a los continuos viajes que realiza para hacer el programa desde el exterior. Ya lo hacía los fines de semana y lo ha seguido haciendo con ‘De Pe a Pa’. Desde mi punto de vista un acierto que logísticamente puede ser un suplicio.

Ya es sabido que los cambios en la radio son para largo plazo, aunque quizás los que se van a ver en septiembre en Radio Nacional necesiten un apoyo temprano más que tardío.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.