Los que intentamos comprender el funcionamiento y comportamiento de los medios de comunicación llegamos a llevarnos las manos a la cabeza cuando en un informativo, ya sea en radio, televisión o prensa, explica algo vinculado a otro medio y al final se parece más a un relleno que no a un artículo que describa perfectamente la noticia. Mis haters dirán que no hay que irse muy lejos de aquí para encontrar el primer ejemplo.

A donde quiero llegar viene a colación del tema que existe entre Nicola Pedrazzoli y PRISA Radio por la explotación de algunas frecuencias de radio en Cataluña. Desde que ‘El Periódico de Catalunya’ lanzara la noticia hace unas semanas, se han ido sucediendo en otros portales de información actualizaciones o réplicas que han copiado o investigado sobre la más que posible creación de una nueva cadena privada de radio en Cataluña.

La información primigenia comentaba la reconversión de toda SER Catalunya, la cadena autonómica de PRISA, en una nueva oferta de la mano del empresario de origen italiano Nicola Pedrazzoli que, como diría la frase popular, parece que tiene el dinero por castigo. De ahí pasamos a que a lo mejor no es toda la cadena si no solo unas pocas frecuencias, según otros medios de información, pero ‘El Periódico’, el verdadero artífice de la noticia vuelve a la carga el pasado 21 de junio con un nuevo artículo sobre el tema en el que, si estábamos un poco despistados, ahora hay que pedir cita con el especialista para que nos ayude a resolver el entuerto.

Según el diario el Consejo Audiovisual Catalán aún no ha recibido la petición que autorice el alquiler y gestión de las frecuencias de PRISA, aunque el acuerdo entre las dos empresas ya está más que hecho. Pero sin el beneplácito del consejo catalán no se puede hacer nada. Eso es verdad.

Se comenta que PRISA quiere seguir siendo la dueña y señora de las frecuencias que se vayan a utilizar, teniendo en cuenta que la empresa administra entre 60 y 70 en toda Cataluña. Y aquí no me salen las cuentas. Entre Cadena SER, SER Catalunya, Els 40, Els 40 Classic, Els 40 Urban y Cadena Dial salen 55 frecuencias entre FM y onda media, incluyendo Andorra y las que no disponen de licencia, y sin contar el 104.2 MHz de Barcelona que queda pendiente de asignación a nueva cadena cuando quiera el propietario o el Consejo Audiovisual Catalán. Tampoco cuento a Ràdio Olot y Ràdio Ripoll que pese a tener la mayoría del accionariado PRISA no puede ejercerlo en según qué temas.

El otro punto que chirría es el de que las frecuencias en cuestión están dedicadas “básicamente a la difusión musical” y que PRISA apenas las utiliza. Así que la programación generalista de la Cadena SER y que el programa de Josep Cuní son una cantinela de músicas una detrás de otra. Entonces se comprende mejor la deriva que está llevando no solamente la SER, sino también el resto de las cadenas: nos cantan las verdades de SU barquero.

Lo de que casi no las utilice es cierto ya que para ser una cadena autonómica el único programa exclusivo que tiene es el de Cuní, y el resto son refritos o emisiones simultáneas de la programación local de Radio Barcelona.

¿Y en cuanto al número de frecuencias involucradas? Parece que este se va reduciendo a las cuatro capitales de provincia y aquellos sitios donde exista un desdoble de emisoras entre SER y SER Catalunya, con la idea de involucrar de lleno a las sobrantes en la programación nacional y así potenciar más a Àngels Barceló aprovechando la salida de Cuní, por aquello de que nadie es profeta en su tierra.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.