¿Tienes una propiedad que no sabes qué hacer con ella? ¿O tienes una multitud de ellas y no tienes ganas de gestionarlas todas porque te puede llevar tiempo que no tienes? Suena a anuncio, pero esto os lo comento a nivel particular, porque el que tenga la multitud creo que debe tener un nivel económico bastante alto, más que los humildes que estamos cada día trabajando. Idioteces aparte, imaginaros ahora las dos preguntas anteriores relacionadas con una cadena de radio, que va recibiendo licencias que, en teoría, acaban siendo explotadas por ellas mismas, aunque un nivel bastante pequeño, por el momento, acaba en manos de una empresa ajena para su gestión.

La Cadena COPE, la Cadena SER y Onda Cero tienen algunas de sus emisoras bajo esta premisa. Quizás pocas para el número total que acumulan, pero así se liberan de la gestión que se externaliza a otra empresa y así de lo único que se tienen que preocupar es que el balance de resultados que se les presente sea bueno. Y si no, al siguiente de la lista si lo hubiera.

Todo esto viene a que a la Cadena SER le ha salido un pretendiente para sus 18 emisoras de SER Catalunya, aquellas que compró cuando eran Ona Catalana, uno de los intentos de cadena privada en catalán para Cataluña, cuya cabeza visible era el periodista Josep Puigbó, y que cuando tuvo a todas sus emisoras funcionando lo siguiente que hizo fue ponerlas a la venta. Más que nada porque el invento Ona Catalana necesitaba una inversión bastante grande y en poco tiempo acumuló muchas pérdidas.

Con la Cadena SER como propietaria tampoco es que fuera muy bien ya que en pocos años sufrió una serie de cambios de nombre y de programación que la llevaron a convertirse en una SER+, programación SER en cadena con bastantes tramos locales, pero para toda una autonomía. Aun teniendo 18 emisoras, frente a las 9 que dispone la SER digamos normal, las audiencias no acompañan. El programa estrella de Josep Cuní en las mañanas ha alcanzado la cifra de 45.000 oyentes, y eso que debe hacer la competencia a Jordi Basté en RAC1 y a Laura Rosel en Catalunya Ràdio, que se encuentran muy por encima. Tanto, que la que menos tiene es Laura Rosel y tiene diez veces más.

Pues ahora el empresario de la industria audiovisual Nicola Pedrazzoli está negociando la gestión de las 18 frecuencias de SER Catalunya para complementarlas al canal de televisión 8tv que compró al Grupo Godó hace casi un año. Las grandes pretensiones para 8tv, anunciando una fuerte batalla contra la hegemónica TV3, se han quedado en nada. Bueno, hay un pequeño reducto llamado ‘Rondeando’, heredero del antiguo ‘El rondo’ que se emitía en La 2 Catalunya, que de tanto en cuanto obtiene un buen resultado para una cadena que tiene una media que no llega al 1% de audiencia. Y ese número es un logro.

De la gestión que quiera llevar Pedrazzoli en la radio de momento no se sabe nada. A la SER podríamos decir que le molestan tantas frecuencias de las que no saca casi nada y son un gasto, y más en el momento financiero en el que se encuentra PRISA, renegociando deudas y aplicando planes de viabilidad para al menos atraer a inversores.

Dejemos clara una cosa. En Cataluña en cuanto a televisión TV3 es la que manda, ya que su presupuesto, aun menguado con los años, es muy superior al de 8tv, y ahí hay poco que hacer ya que dinero no hay mucho. Y en radio, RAC1 pescó en Catalunya Ràdio a Jordi Basté y Toni Clapés. Así que ya sabe qué tiene que hacer Pedrazzoli cuando tenga, si lo logra, las frecuencias de SER Catalunya: comprarse una caña con la que pesque en los dos caladeros autóctonos existentes al que le dé fortuna. En temas políticos no me meto, que se me calienta la boca.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.