Los hay que deberían recibir un premio por su insistencia, y si además consiguen que alguien les siga, que reciban un doble premio. Tampoco voy a decir qué tipo de recompensa podrían obtener, ya que esta vendría en proporción al propósito al que se quiera llegar. Pues Carles Mulet, del partido político valenciano Compromís, vuelve a la carga con la implantación en España de la radio digital DAB+, esta vez mediante una enmienda de la Ley General de Telecomunicaciones auspiciada por un buen número de partidos políticos, menos PSOE, PP y Podemos que por ahora se descuelgan de la iniciativa.

Como dejo intuir no es la primera vez que Carles Mulet saca el tema del DAB es España. Hace poco más de un año propuso la aprobación de una serie de medidas urgentes para el impulso de este sistema de emisión, y PSOE y PP las rechazaron. Parece ser que había la intención por parte del gobierno de dar el apoyo a la radio digital en la nueva Ley General de Telecomunicaciones, y al final nadie se acordó de hacerlo. Y Mulet está ahí para recordarlo.

Los argumentos que el senador de Compromís expone sobre el DAB no son nuevos para los que conocemos el tema: vamos a la cola de Europa, cuando hace 20 años íbamos de los primeros; permite una mayor oferta de emisoras de radio, si se hacen las cosas bien hasta 18 en cada múltiplex; mejora la calidad de recepción y representa una reducción del consumo energético de entre el 70 y el 90% con respecto a la FM. Este último punto es el que se expuso en Radio Nacional de España hace pocas semanas con didácticas explicaciones. De la onda media nadie se acuerda y es la que menos eficiencia energética tiene.

No está mal que de tanto en cuanto haya alguien que vaya recordando el tema, pero solo para eso, para recordarlo. La política es lo que tiene que los problemas vuelven para seguir sin solucionarse. No parece que haya intención de los dos partidos más votados en arreglar o rematar el asunto.

Pero si nos tenemos que poner quejosos sobre las bendiciones, en el tema del consumo energético no hay que decir nada siempre y cuando sean verdad los datos de ahorro que se cacarean, eso lo deben saber todas las cadenas de radio. Un ahorro es un ahorro y más en los tiempos que corren, cada vez peores. Que mejore la calidad de recepción, cuando haya una buena señal y no se esté en zona de cobertura de dos emisores lejanos o que estén desincronizados. Lo de la mayor oferta radiofónica, la verdad es que podría asumir la existente y algo más, pero hay que tener en cuenta que cualquier nuevo jugador entraría en un campo donde ya hay problemas con el reparto de la publicidad, y lo mejor de todo una mayor oferta no significa que sea mejor, ya sea por cantidad o por pluralidad. Véase la TDT, aquí o en cualquier país donde se ha utilizado el método de crear canales para intentar hacerla más atractiva, cayendo estos, como ha pasado en España o Francia por poner un par de ejemplos, en unos pocos grupos de comunicación que los han convertido en contenedores de lo que sea para rellenar 24 horas de emisión.

Lo mejor de todo, y esto no lo comenta Carles Mulet, es que con el DAB todos acabarían compitiendo en igualdad de condiciones en cuanto a cobertura, cosa que no sucede actualmente. Pero este punto parece que no interesa.

Como siempre en materia política, el resultado es mejor esperarlo sentados.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.