No es norma escrita pero siempre en una empresa comercial es bueno dar a conocer el balance de cuentas económico que, obviamente, debe de ser positivo para dar a entender que las cosas van bien, aunque la audiencia vaya mal según el caso. Y si se han arrastrado pérdidas en períodos previos lo de anunciar que vas reduciendo la deuda es otro espaldarazo, otra especie de ‘apláudanse ustedes mismos’. En el panorama español tanto PRISA como COPE han ido cumpliendo estas máximas, mientras que Onda Cero ha visto diluidos sus resultados en el conglomerado Atresmedia, en el que la televisión abulta más que el resto.

Si nos vamos a Cataluña, las dos empresas autóctonas RAC1 y Catalunya Ràdio tienen maneras diferentes de explicar su rendimiento económico. De RAC1 se conoce muy poco, aunque el balance de momento es positivo. En cuanto a la pública, se sabe que las cosas no van bien debido al congelamiento de la aportación que hace la Generalitat, aunque le afecta más a la televisión que a la radio. Hay que recordar que todos los entes autonómicos tienen doble financiación pública y privada, esta última mediante anuncios, y aquí entra la cuestión siguiente: ¿la publicidad institucional cuenta como anuncio o como subvención pública?

A quien se le haga la pregunta te contestará una cosa u otra, aunque va por partes: si estás en Cataluña lo más probable es que te digan que es anuncio, si vives fuera dirán que es subvención. Y este es el otro argumento por el que el panorama catalán tiene una gran diferencia conforme al resto.

Si consultamos el apartado radio de la memoria de la comisión asesora sobre la publicidad institucional de la Generalitat del año 2021 encontramos lo siguiente:

  • La dotación total de publicidad ha aumentado respecto al año 2020
  • Quien más se lleva es RAC 1 con poco más de dos millones de euros
  • La segunda es Catalunya Ràdio con casi 750.000 euros
  • Las dos siguientes son las emisoras del Grupo Flaix con 565.000 y 424.000 euros, radiofórmulas que en el EGM se encuentran detrás de Los 40 en Cataluña.
  • Los 40 reciben casi 190.000 euros …

… y dejo de ir diciendo cantidades. Con esto algunos ya tienen el argumento necesario. Los cuatro primeros a recibir son grupos netamente catalanes.

La teoría es que cuando uno vende publicidad se invierte más en aquella emisora que tiene más audiencia ya que esta, por norma capitalista, la venderá cara por su popularidad. Conforme se van teniendo menos oyentes la publicidad es más barata, incluso se puede aplicar por tramos horarios.

Con esta máxima es normal que RAC1, la emisora privada número 1 de audiencia en Cataluña según el EGM, se lleve una buena cantidad y que juegue con cierta ventaja respecto a la segunda en el ranking que es Catalunya Ràdio que es pública. Pero las cantidades tienen bastante diferencia entre las dos teniendo en cuenta que la cantidad de oyentes del EGM varía una de la otra en unos 300.000. Los mal pensados hacen cálculos y no les salen las cuentas, y más teniendo en cuenta que la Cadena SER en Cataluña es la tercera en audiencia de generalistas con otros 300.000 oyentes menos y recibe unos 378.000 euros. Y aquí entra uno de los argumentos: las desconexiones publicitarias.

A todas las emisoras privadas les pasa lo mismo: juntan en al menos dos bloques por hora el máximo de anuncios posible. Si RAC1 le puede dar más tiempo a estas pausas publicitarias, bien por ella, ya que las otras normalmente dan paso a publicidad en desconexión tras algunos minutos de anuncios en cadena, reduciendo el tiempo de escaparate local, pero no debería de ser un problema ya que, por emitir anuncios, estos se emiten. Además, estas también tienen la obligación de emitir al menos el 25% de su programación en catalán, pero también es verdad que esta se centra más en horas de madrugada con muy baja presión publicitaria. Y esto les pasa a todas por igual. Pero si nos vamos a las fórmulas musicales estas cumplen la normativa catalana en horario diurno, con lo que la diferencia de las cantidades entre Flaix y Los 40 se hacen más grandes.

Como digo, para algunos es suficiente argumento como para hablar de medios ‘pesebreros’ pendientes de la aportación económica de publicidad institucional que estos llaman ‘subvención’. Para otros es la regla del mercado.

Aún me acuerdo de aquellas palabras de Luis del Olmo a Josep Cuní, entonces en la pública COM Ràdio, en respuesta cuando Cuní le recriminó el crear la polémica y ponerse al margen, a lo que Del Olmo contestó de que él mismo había creado la polémica de publicitar, nunca mejor dicho, que COM Ràdio recibía unos mil millones de pesetas por parte de la Diputación de Barcelona. Y además emitía publicidad. Parece que la competencia no era justa.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.