El próximo once de septiembre se celebra el 40 aniversario de una fórmula musical que, en esencia, no ha variado mucho en el estilo desde sus inicios: Radio Teletaxi. Una emisora que fundó el extaxista Justo Molinero como medida de ayuda a los taxistas en el año del Mundial que se celebraba en España y que decidió quedarse en el dial de Barcelona para aprovechar el tirón que tenía en los inmigrantes andaluces y extremeños con su estilo musical. Aquello duró hasta diciembre de 1986 cuando el gobernador civil ordenó a la Generalitat que se cerraran todas aquellas emisoras que no dispusieran de concesión administrativa. Los estudios se cerraron, pero quedaba el potente emisor que tenía en el Tibidabo y que fue clausurado días después. Con el Plan Técnico de 1989 se le concede la frecuencia de Rubí, aunque tiempo después se traslada a Santa Coloma, la ciudad natal de la emisora. Y allí continúa.

La historia tiene más miga y creo que se merece una entrada más larga y contundente. Pero será en otro momento, con lo que me voy al meollo de la cuestión que quiero explicar.

Repasando el material que tengo disponible de Radio Teletaxi me encuentro con un especial que hicieron para celebrar el 25 aniversario de la emisora en el año 2007. Se podría decir que aquel cumpleaños era un momento dulce ya que existía el Grupo Teletaxi que englobaba a la emisora del mismo nombre y también a Radio RM, Grama Ràdio y Tetetaxi TV. Radio RM provenía de la alianza posterior al cierre de 1986 con Josep Maria Ballvé y Francisco Palasí para explotar la licencia de Mataró. Grama Ràdio era el nombre de la emisora municipal de Santa Coloma de Gramenet bajo su tutela. Y de Teletaxi TV creo que el nombre lo dice todo.

Mucho ha llovido desde entonces. Tanto que se han llevado de por medio la denominación de grupo. Grama Ràdio se devolvió al ayuntamiento de Santa Coloma antes de la finalización del contrato de explotación tras varias denuncias de otras emisoras municipales que emitían en la misma frecuencia. Teletaxi TV cerró en el momento que se le denegó la explotación de la licencia TDT del Vallés Occidental. Y Radio RM se cerró a favor de Radio Teletaxi, vendiendo la licencia de Mataró, que sustentaba la central de la emisora, a Atresmedia para poner en marcha Melodía fm en Barcelona.

El compañero de fatigas empresariales de Justo Molinero era Manolo Valdés, que además dirigía y presentaba el programa semanal en gallego ‘Lonxe da terra’ y se fue en 2014 llevándose a parte del equipo de la emisora a la local Radio Pomar de Badalona.

Y la audiencia no parece que vaya mejor. Su cota máxima de 200.000 oyentes se resiste a ser superada con amplitud y más teniendo en cuenta que en el último año ha perdido casi 40.000 oyentes, quedándose en unos 160.000. Siempre según el EGM. Se me antoja poca audiencia para 20 frecuencias bien repartidas en Cataluña y Andorra. Sin contar las que dispone fuera. El peso ha estado y está en el área de Barcelona. El resto es accesorio.

Los tiempos han ido cambiando, pero su fórmula, como he comentado antes, sigue siendo la misma: música en español y con dedicatoria, y de tanto en cuanto algo en catalán, por aquello del inmigrante ‘integrao’. La celebración se hará en su sitio más famoso: Isla Fantasía, Salida 6 autopista de Mataró decía el anuncio de hace años. Los artistas invitados me recuerdan bastante a Canal Fiesta Radio.

Quizás el proyecto tan personalizado en Justo Molinero afecte en gran medida a la empresa el día que falte, que ojalá sea más tarde que pronto. La radio de la estrella autonómica. Por si alguien dudaba que este concepto está solamente arraigado en las cadenas nacionales. No ha salido nadie que le sustituya, aunque el mismo empresario se ha encargado de tomar nota del que despuntaba para después ocultarlo tras un velo muy opaco. Nadie le puede hacer sombra al jefe.

Que sean por muchos más, aunque a lo mejor la evolución hacia una nueva especie se instaure en los próximos 40 años.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.