Mirando las efemérides me encuentro con dos cumpleaños: el primero se podría haber celebrado ayer, 17 de febrero, con los 60 años de la puesta en marcha de la frecuencia modulada de Ràdio Terrassa EAJ25, que en 1979 se convertiría en Radio Club 25, desapareciendo en 2007, teniendo de por medio un intento de formación de cadena con emisoras en Lérida, Baleares y Madrid. Un resumen, resumen. Y me dejo cosas por el camino de las que hablaré otro día.

Pero en el día de hoy, 18 de febrero por si nadie se ha dado cuenta antes, le toca el turno a … Radiolé. Un invento de José Ramón Pardo, por encargo de Manuel Martín Ferrand, que se produjo a finales de 1990 tras desechar la idea de crear una radio todo noticias, porque aquello de la información 24 horas era, y es, caro.

La idea inicial era una auténtica novedad: radiofórmula de música española, estilo spanish oldies, con algún aderezo de canciones de otros países cantadas en nuestra lengua. El logotipo, si se me permite calificarlo ‘con personalidad propia’, fue propiedad intelectual de Martín Ferrand. Y la cosa tuvo éxito. Tanto como para que en 1992 tuviera emisora en Palma de Mallorca.

Si la programación tenía estilo propio, el logotipo no se quedaba atrás.

Y aquí va una muestra de qué te podías encontrar, gracias a la Fonoteca de Mario Azañedo:

Justamente ese año, muy poco después de aparecer en las Islas Baleares, aparece PRISA engullendo a Antena 3 Radio, y aquí comienza el declive. La dirección pasa a manos de Paco Herrera que, ante la cantidad de frecuencias que van apareciendo al desmembrar Antena 3, amplía la cobertura de Radiolé a gran parte del territorio nacional.

Y por si fuera poco, se crea en el año 2000 una mini cadena en Canarias llamada Radiolé Tropical basada en merengue, salsa y música folclórica canaria, que duró dos añitos. Tanto se quiso abarcar que la cosa no funcionó.

En septiembre de 2002 Radiolé se transforma en Radiolé Éxitos, introduciendo música española reciente que uno no sabe bien si podría haber entrado en Cadena Dial. Pero el cambio dura dos años más, volviendo otra vez a la denominación Radiolé y a la música que la identificaba, pero no con tanta solera como en el principio.

Hasta llegó a tener frecuencia en Barcelona entre 2005 y 2021, pese a la leyenda que corría y de la que daré cuenta un día de estos.

Pero el estilo de José Ramón Pardo se ha ido perdiendo. Bueno, se perdió con el primer cambio y nunca más volvió. Allí entraba todo lo que tuviera unos años, manteniendo esa esencia que inspira el nombre y que PRISA se fue encargando de quitar y poner ingredientes que poco tenían que ver con la esencia inicial. Incluso el logotipo tenía fuerza y lo sustituyeron por la simple Helvética Condensed.

El que quiera que compare.

Que cumpla muchos más, pero con identidad.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.