No hay nada como sacar lo bueno que dicen de ti, aunque el entorno no cuente cosas muy buenas que básicamente digan que la cosa no va a mejor. Pero ‘que nos quiten lo bailao’, han hablado bien de mí, y se acabó. Hace unos días se hizo público el informe del Instituto Reuters sobre el consumo de las noticias en los medios digitales en varios países del mundo, entre ellos España.

Si se le da una ojeada al documento en lo que concierne a nuestro país se presenta un panorama en el que el interés por la información ha bajado del 85% en 2015 al 55% de la población en 2022 y que la proporción de gente que confía en la mayoría de las noticias es de un 32% ya que la gran mayoría piensa que los medios de comunicación no son totalmente independientes. Con todo esto las nuevas generaciones prefieren informarse antes por redes sociales que por los medios tradicionales. No quieren parrafadas que les expliquen qué pasa y por qué. Quieren frases cortas y videos de poca duración que les resuman los acontecimientos más importantes. Vamos ‘apañaos’.

Las nuevas maneras de informarse con confianza para la juventud se encuentran en Instagram, canales de Whatsapp, Twitter, Facebook (este en caída libre) y Tik-Tok, que va ganando terreno al resto con el consumo de vídeos grabados en vertical.

Y no sigo porque, desde mi punto de vista, lo que se cuenta es desolador para los que se dedican a la información, aunque ellos se lo han terminado buscando. Ya sé que desde hace mucho tiempo a un grupo bastante importante de menores de 24-30 años es imposible mantenerlos leyendo más de cinco minutos sea lo que sea. Los textos con muchas palabras les aburren sobremanera solo con echarles una ojeada a modo de sobrevuelo y cualquier explicación les viene como una pérdida de tiempo. Aunque esto no pasa solo en España. El tema está bastante extendido.

Pues ante todo lo anterior que, por si no ha quedado claro lo que he dicho, no describe un buen presente para los medios de comunicación, siempre hay alguien que echa sus campanas al vuelo despreciando lo malo y quedándose con lo bueno. Y ahí ha estado la Cadena SER que se apunta el tanto de ser la cadena de radio española que más confianza obtiene, un 43%. No hay nada como quedar por delante de la Cadena COPE que obtiene un 39%. El informe comenta que no hay ningún medio en España que haya llegado al 50%, siendo Antena 3 TV la que consigue un 46%.

Para la Cadena SER lo primero es su ‘buen dato’ dentro del cómputo general, y sobre todo quedar por delante de COPE, con la que mantiene una batalla por la audiencia en los últimos meses. Lo secundario es que no se apruebe llegando al 50% y que la SER entre dentro de los medios que los jóvenes no consumen informativamente hablando. Pero lo que no comentan es que tanto SER como COPE se encuentran empatados como medios informativos que se usan al menos tres días a la semana.

Repito, no hay nada como aupar tu buen dato en un ambiente que no es muy halagüeño ni para ellos ni para el resto de los medios tradicionales.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.