Hace poco más de dos meses que la Junta de Extremadura publicó la convocatoria del concurso público de 78 licencias de radio digital DAB de ámbito local. Y lo hizo veinte años tarde. La política ya se sabe que va por su camino mientras que el resto de la sociedad va por otro. Y desde la web ‘La mañana’, perteneciente al mismo grupo que Radio Interior, emisora privada de la comunidad extremeña, quisieron saber cómo está el tema y la sorpresa, para muchos, estaba por venir.

Resulta que el número de ofertas que se han presentado a 24 de febrero, fecha en la que se acababa el plazo de entrega, ha sido … por favor, redoble de tambores … una sola y única. Bravo por los convocantes y felicidades por la empresa que ha osado presentarse. Voy a hacer un poco de análisis: ¿quién en su sano juicio se va a presentar a un concurso público autonómico cuando las licencias estatales están olvidadas en Madrid y Barcelona?

No me digáis ahora que no se veía venir, que hace dos meses ya comenté lo siguiente: “Quedamos a la espera de ver quién se presenta, si hay más solicitantes que licencias o si finalmente la Junta de Extremadura decide que el concurso queda desierto.” Tampoco hay que ser un futurólogo para llegar a esas conclusiones, son las tres que te puedes esperar, aunque desde mi cabeza una voz me decía “va a quedar desierto”. Premio para mi voz interna. Ni tan siquiera el aliciente de avalar 10 mil euros por licencia ha supuesto un atractivo, en comparación con los 60 mil que se debían aportar si se quería una de frecuencia modulada.

Para 77 licencias el concurso quedará desierto. Escucho a mi voz interna que se está descojonando de risa. Y para la oferta que se ha presentado, ya han avisado que si no cumple los requisitos puede acabar igual que el resto. Y si gana, el mantenimiento del múltiplex cae en una sola empresa.

Lo he dicho bastantes veces: la vuelta del DAB en España pasa por el DAB+, primero a nivel nacional y después, cuando se haya llegado a una más que buena cobertura, pasar al autonómico. Y si esto implica la obligación de apagar una o dos de las bandas actuales de emisión, ya tienes ‘el aliciente’ definitivo para el necesario empujón.

Esperemos sentados, que va para largo.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.