Los castillos en el aire del DAB (I)

La Radio Digital en España, llamada técnicamente DAB, ha creado varias leyendas que desembocan a un hecho tangible: ha sido un fracaso que nadie, por el momento, quiere enmendar. Pero para llegar a esto, voy a realizar varias entradas sobre este tema intentando explicar qué ha pasado y qué podría pasar. A ver qué sale.

Hace más de 21 años que se concedieron 10 licencias de radio digital DAB, que empezaron a emitir con una cobertura aceptable unos meses después, llegando a Madrid, Toledo, Barcelona, Tarragona, Valencia, Castellón, Alicante, Sevilla, Granada, Málaga, Badajoz, Cáceres, Zaragoza, Valladolid, Pamplona, Logroño, Vitoria, Bilbao, Santander, Oviedo, La Coruña, Tenerife y Las Palmas.

En diciembre de 2021, de todo aquello quedan solamente dos emisores, Madrid y Barcelona, con una cobertura mínima que algunos calculan en unos 2kW de potencia, y tirando a lo alto. Así su recepción solo se asegura en un radio de pocos kilómetros o en aquellos sitios con vista directa al emisor, y a veces esto tampoco la asegura.

¿Por qué se ha llegado a esta situación? La respuesta más apoyada es la dejadez. La dejadez de las instituciones gubernamentales y de la mayoría de los operadores, por no decir todos los que tienen licencia. Hagamos un poco de historia.

Nos vamos al 10 de marzo del año 2000. El Gobierno presidido por José María Aznar otorga diez licencias de radio digital DAB repartidas entre tres múltiplex, con cobertura estatal y desconexiones territoriales a nivel provincial, a las siguientes empresas: Recoletos Cartera de Inversiones SA, Unedisa Comunicaciones (editora del diario El Mundo), Onda Digital SA (perteneciente a Quiero TV, a su vez de Retevisión), Radio Popular SA-COPE, Sociedad Española de Radiodifusión SA junto a Antena 3 de Radio SA, Sauzal 66 SL (propietaria de la emisora Intereconomía), Uniprex SA (propietaria de Onda Cero Radio), Unión Ibérica de Radio SA (propietaria de Radio España), Sociedad de Radio Digital Terrenal SA (alianza entre el grupo Planeta y Luis del Olmo) y Prensa Española de Radio por Ondas SA (relacionada con el diario ABC).

El plazo para comenzar emisiones se marcaba antes del 1 de octubre del 2000, pero el múltiplex MF-1 con desconexiones provinciales, con Radio 1, Radio 5, COPE, Intereconomía y las emisoras que acabarían siendo Radio Marca (de Recoletos) y El Mundo Radio (de Unedisa), empezaron en julio. Tiempo después se activó el múltiplex MF-2 con Cadena SER, Onda Cero, Radio España, un hilo musical con el nombre SRDT Sólo Música (de la Sociedad de Radio Digital Terrenal SA), otro hilo musical con el nombre Quiero Radio (de Onda Digital) y Punto Radio con programación generalista (la emisora de Prensa Española).

Quedaba pendiente la adjudicación de dos canales de radio más que irían en el múltiplex FUE de ámbito estatal y sin desconexiones en modo de frecuencia única. La resolución del concurso se dio a conocer el viernes 24 de noviembre, y las empresas que las obtuvieron fueron el Grupo Godó (editora de La Vanguardia) y el Consorcio Comeradisa, fruto de la unión entre el Grupo Correo y Gestevisión Telecinco. Estos comenzaron sus emisiones a principios del 2001 con la programación de M80 Radio y un hilo musical bajo el nombre de Comeradisa.

En este mismo año los gobiernos autonómicos comienzan a convocar diferentes concursos para sus redes regionales y locales, aunque el único que se resuelve es el catalán en agosto y noviembre de 2003 con la idea de que estuvieran en funcionamiento a finales de año. Los dos múltiplex que estaban en marcha en pruebas (uno para las emisoras de Catalunya Ràdio y otro que contenía algunas de las privadas catalanas) se mantuvieron invariables hasta su desconexión total unos años después. Se podría considerar que este fue el punto de partida de la desidia que envolvió al DAB en España.

El estado actual se concreta en 2009 cuando se publica una modificación del Plan Técnico Nacional de Radio Digital que reduce la cobertura del 50% al 20 % de la población, dejando únicamente los emisores de Barcelona y Madrid que, a su vez, irían reduciendo su potencia.

Y hasta aquí los hechos. En la próxima entrada, más.

Un comentario en «Los castillos en el aire del DAB (I)»

  1. Mi opinión es que en 2022, el Gobierno español debería poner en marcha una nueva Ley sobre la Radio Digital Terrestre en la que tuviesen cabida las 4 bandas de la RDT. Es decir, los 2 DAB y los 2 DRM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.