Los más viejos del lugar recordarán aquella revista llamada TBO, que acabó calificando al cómic creado en España. Allí se publicaban bastantes historietas y secciones fijas, y una de ellas era ‘Los inventos de TBO, por el profesor Franz de Copenhague’. Quien quiera verlo que se meta en San Google y busque el sinfín de aparatos que querían realizar lo más sencillo del mundo de una manera inverosímil. Así es normal que de vez en cuando a alguien se le escape un “esto parece los inventos del TBO”.

Hace poco, en una de esas reuniones telemáticas con Álex Borromeo y Rubén Martín, salió a colación la colección de documentos PDF de los boletines DX que son publicados desde los años 70. Estos son un excelente documento histórico de lo que sucedía en la radio en años pretéritos, en cualquiera de las bandas de emisión. El punto malo es que aquella labor no será bien recompensada en la vida, sabiendo que las maneras de comunicarse entre los miembros del boletín o de las diferentes asociaciones eran por correo ordinario o llamada telefónica.

Pues bien, recuperando un boletín de MadriDX de enero de 1991 encontramos que se hicieron eco de una noticia publicada en diciembre en el diario ‘La verdad’ de Murcia sobre cómo poder ver Antena 3 TV en la región. Hay que tener en cuenta que en enero de 1990 comenzaron a emitir regularmente las televisiones privadas en España y en diciembre del mismo año la cosa no estaba tan extendida como se podría pensar, teniendo en cuenta que Madrid y Barcelona comenzaron a recibir la señal en diciembre de 1989 y Valencia, la siguiente en el calendario, no las tuvo hasta el 3 de marzo de 1990.

Todo el mundo quería ver la tan ansiada televisión privada, aquella que quitaría el monopolio de la televisión pública, ya fuera estatal o autonómica, y que traería una programación de calidad. Esta era la idea que algunos ilusos pseudo-intelectuales fueron propagando. De todo esto me acuerdo de Valerio Lazarov, cabeza visible de la Telecinco de entonces, cuando le preguntaron que dónde estaba la calidad en su cadena, a lo que él respondió que nunca había pensado en eso.

Nadie terminó de comprender que la televisión privada era un negocio y no un pozo de virtudes intelectuales, con lo que, repito, todo el mundo estaba a la espera de ver aquel invento. Así que no es de extrañar que las ansias se pudieran ver recompensadas con algún “invento del TBO”, como el que mostraba el diario murciano.

Parece ser que Antena 3 regalaba un dispositivo en los locales de la emisora, llamado ‘cable conector modelo 100-S’, que conectándolo a un receptor de radio sintonizado con la señal de Antena 3 Radio por un extremo y en el otro al televisor, aseguraban que se podía ver Antena 3 TV. Eso sí, pedían ciertas garantías para que el invento funcionara bien, como que el televisor estuviera cerca de un balcón o ventana y que la masa del aparato estuviera haciendo contacto con los barrotes o el marco.

Viendo el dibujo del dispositivo no queda muy claro cómo se conectaba al aparato de radio, ya que el conector de tres clavijas que se mostraba no era muy frecuente que estuviera en todos los receptores, por no decir que ninguno.

Teniendo en cuenta cómo lo cuenta el propio boletín de MadriDX y según el mes de publicación en el diario ‘La Verdad’, no es de extrañar que se tratara de una inocentada del 28 de diciembre, ya que cuando quieren delimitar el día el boletín dice “…cierto día (no tenemos el dato)…”. Ver la televisión a través de una señal de radio hubiera sido el invento no del año, si no del siglo. Aunque ya tenemos las cámaras en los estudios. No es lo mismo, pero se le parece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.