Tenemos presente que para hacer un programa de radio se necesita un estudio, aunque no es totalmente necesario y la pandemia nos lo ha demostrado ya que ahora no hace falta estar en un único sitio para que salga algo al aire. Pero hay otra opción, que se hace desde los principios de la radio, que es realizarlo en un sitio lejano de la emisora. Y me refiero a sitios que no están adecuados para ello, no hablo de las gabinas de los campos de fútbol o de las ya en desuso que hay en Loterías y Apuestas del Estado, por poner un par de ejemplos.

La radio es itinerante, y cuando es necesario se desplaza a aquellos sitios donde se la requiera, ya sea de forma informativa o de forma comercial. Apuntemos más la segunda opción que la primera, sobre todo para la radio privada. Onda Cero se lleva la palma, pero hasta la fecha y tras el repaso mental que he hecho sus salidas han sido coherentes desde el punto de vista logístico y de cobertura porque se han desplazado a aquellos sitios donde tienen alguna emisora cerca de la cadena. Este último punto es imprescindible ya que allá donde vayas tendrás a tus oyentes de la zona que te conocen y el apoyo técnico necesario de la emisora local.

¿Y qué pasa cuando vas a un lugar lejano, muy lejano? Hasta la fecha el premio se lo lleva Ángel Expósito con ‘La linterna’ por el número de viajes que ha hecho fuera de nuestras fronteras. El técnico de COPE Juan Carlos Matamoros lo sabe perfectamente y la actualidad manda en estos casos. No hay emisora cerca, con lo que el apoyo técnico te lo tienes que llevar de casa para no depender de nada ni nadie ajeno a la empresa. Y Matamoros lo sabe perfectamente.

¿Y qué pasa cuando te desplazas a un lugar nacional donde (cosas que pasan) no hay emisora cerca de la cadena o local donde los profesionales trabajan? Todo sea por el espónsor y aquí expongo dos casos.

Cuando Pepa Fernández estaba al frente de ‘No es un día cualquiera’ siempre iba con la bandera de “ser el programa más viajero”. Y razón no le faltaba ya que raro era el fin de semana que no se encontrara en los estudios de Radio Nacional de España en Barcelona. Los desplazamientos se hicieron a sitios muy variopintos, siempre con una emisora cerca o al menos con buena cobertura de alguna de ellas, la radio pública es lo que tiene. Pero llega el día en que se tienen que desplazar a Almadén, en Ciudad Real, donde la frecuencia más cercana es la del repetidor de Santa Eufemia en Córdoba, pero con difícil recepción. De la señal de la capital manchega ni hablemos. Si preguntas en la zona por emisoras de radio te recordarán a Onda Mancha Almadén (desaparecida hace muchos años), SER Almadén, Radio Castilla-La Mancha y, como mucho, COPE Almadén. De Radio Nacional de España, nada. Pero Pepa Fernández tuvo público durante los dos días que estuvo allí, formado por gente curiosa de la zona y por sus oyentes que se quisieron desplazar hasta Almadén para ver todo el tinglado. Pepa tenía tirón.

Y otro caso más reciente es el que concierne al de ‘SER Viajeros Comunitat Valenciana’ que el sábado 30 de abril se fueron al Rincón de Ademuz, territorio valenciano dentro de la provincia de Teruel. Si los cálculos no fallan la señal de la Cadena SER más cercana es la de Teruel. Valencia queda lejos. Todo sea por que los de la capital se acerquen a las afueras, como quiere el que paga el desplazamiento.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.