Ante el juego de qué va a acabar pasando con las frecuencias que PRISA tiene en Cataluña operando bajo el nombre SER Catalunya, había otra incógnita que hasta hace pocos días no estaba resuelta, al menos de cara al gran público porque si la idea es desmantelar la cadena, ¿qué iba a pasar con el programa matinal de Josep Cuní? Ya se puede decir que hay menos dudas porque el periodista ha comunicado que el programa no va a continuar el año que viene.

Es la segunda vez que deja la Cadena SER ya que la primera fue en 1984 cuando él estaba en Radio Barcelona y se pasó a Catalunya Ràdio. No fue el único que hizo el paso a la nueva radio pública aquel año ya que Joaquim Maria Puyal hizo el mismo camino. Así Radio Barcelona entró en una época de crisis de la que no pudo levantar cabeza hasta unos años más tarde.

Según donde se lea, si se es proCuní o si se es contra Cuní, el motivo de su salida puede ser diferente: que se va o le echan. ¿Por qué se puede ir? Más que nada porque hace un año se acabó el contrato y la SER quiso que continuara un año más. ¿Por qué le echan? Por los malos datos de audiencia, muy lejos de las cifras de los matinales de Catalunya Ràdio y RAC1 que son su competencia directa. Aunque en el último EGM obtuvo su mejor dato desde que está en SER Catalunya con 45.000 oyentes. Pero lo dicho, muy lejos de sus competidoras (743.000 en RAC1 y 476.000 en Catalunya Ràdio).

Josep Cuní no hace mal trabajo, pero su fama ha ido a menos desde que dejó Catalunya Ràdio para irse a Estados Unidos durante un tiempo, como hizo Carlos Herrera y el sustituto de Cuní al frente de las mañanas de la radio pública catalana Antoni Bassas, aunque este aprovechó para hacer el cambio de la radio por la televisión.

La recién creada COMRàdio en el año 1995 y la también recién creada en el año 2000 Ona Catalana fueron sus siguientes estancias radiofónicas para pasar después por proyectos televisivos en TV3, 8tv y como colaborador en laSexta. Es quizás en estos dos últimos donde comenzó a enseñar sus cartas dentro del entramado político catalán, del que parece no comulga mucho, aunque si hay que hablar del tema, se habla. El buen periodista habla de todo, pero si se hace también un poco de crítica, se llega a la excelencia.

PRISA lo rescató para crear la tercera reconversión de una nueva cadena de ámbito autonómico para convertirlo en su único buque insignia, ya que el resto de la programación eran producciones de las desconexiones de Radio Barcelona y de la propia Cadena SER. Como proyecto para competir con RAC1 y Catalunya Ràdio, al oyente catalán no le entra. Por mucho Cuní que hubiera por la mañana y que solo recuerdan los más viejos del lugar. Aunque Jordi Basté de RAC1 le va a la zaga en cuestión de edad.

De momento no se sabe cuál va a ser el nuevo paradero de Josep Cuní, aunque mucho me temo que si espera algo en Cataluña no hay hueco para él, a no ser que se haga una autopropuesta con vistas a otros territorios o se convierta en tertuliano, como una especie de jubilado mirando obras. Experiencia ha tenido para serlo, aunque su opinión quede diluida en el actual panorama de crispación político-mediática. Pero no estaría mal recuperar a aquel Cuní que se enfadó en 2007 en TV3 con Pilar Rahola y tres personas vinculadas a ‘Plataforma per Catalunya’.

Nunca está de más soltar la vena quinqui de vez en cuando. Esto en algunas situaciones te hace ganar puntos.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.