Haciendo mi repaso diario a la prensa digital me encuentro con una entrevista a Íker Jiménez en El Mundo donde se cometa su aparición en la última película del personaje Tadeo Jones, convirtiéndose, como le ha pasado desde hace años, en un personaje mediático. También se habla de la nueva temporada en Cuatro y de las preguntas de siempre que se pueden hacer a los llamados ‘periodistas de lo desconocido’.

También estuvo el miércoles 31 de agosto con ‘el furgonetero’ Alberto Herrera. Aquí fue una revisión de su vida y milagros. Cosa que ya ha hecho Íker en su gira ‘Las noches del misterio’, pero en este caso durante dos noches en lugar de los 20 minutos escasos que estuvo en COPE. Aunque en los últimos años es donde más ha aparecido, Quizás por aquello de la sinergia entre COPE y Mediaset.

Han pasado siete años desde que Íker Jiménez decidiera acabar su etapa en la Cadena SER dejando huérfanos a los oyentes de su programa ‘Milenio3’, la que era la bandera de los programas de misterio durante sus 13 años en antena. La directiva de la cadena no quería dejarlo ir y estuvieron hasta el último momento intentando convencerle de que se quedara, pero Íker lo tenía bien claro. Y su salida no le ha reportado una caída en la fama.

Durante un tiempo se habló que su salida estaba relacionada con su trabajo en la actual Mediaset España donde, entonces y ahora, dirige y presenta ‘Cuarto Milenio’ en Cuatro, desde los tiempos cuando era propiedad de Sogecable. La inclusión de un espacio en Radioset, esa especie de radio que tenía Mediaset y que necesito hablar de ella con calma otro día, era el detonante que veían algunos de abandonar la todopoderosa Cadena SER y el aliciente para potenciar la radio de la empresa televisiva.

La verdad es que todo estuvo relacionado con su nueva situación familiar y el procedimiento que le ofrecía Mediaset lo vio con mejores ojos, y de hecho aun hoy día lo sigue utilizando, tras varios años del cierre de Radioset para acabar cobijándose en Youtube y Twitch.

Desde mi punto de vista Íker Jiménez ha sabido aprovechar la utilización de los medios digitales para seguir dando sus particulares verborreas, que siguen teniendo un gran público a tenor de los números de visualizaciones que tienen sus vídeos en Youtube. Además, estuvo durante tres temporadas haciendo una especie de ‘Milenio3’ en formato vídeo llamado ‘Milenio live’, demostrando que quizás el invento necesitaba una pequeña reconversión que el encorsetamiento de la radio no le daba. Y si se quiere ir un poco más allá, incluso tiene espacios con ventana de pago. Todo tiene su trabajo y se necesita recompensarlo, siempre que uno quiera y necesite.

Desde la pandemia se ha volcado en el espacio ‘La estirpe de los libres’, o al menos todo acaba con ese hastag. La experiencia del covid-19 le ha llevado a ello según dice. Los temas siguen siendo los mismos, intentando dar una vuelta de tuerca que los giros de los acontecimientos pueden aportar, aunque todo siga manteniéndose como misterio para poderlos rescatar tiempo después, y que se quede entonces igual que ahora. Es lo que tienen los misterios, que deben seguir siendo misterios.

En cuanto al televisivo ‘Cuarto Milenio’ se ha ido reposicionando en la parrilla de Cuatro hasta dejarlo como programa de prime time, pero los misterios de tanto en cuanto desaparecen para convertirse en un programa de autor. Uno de los ejemplos es la aparición de uno de los empresarios de la animación española, Cruz Delgado, para hablar de lo que cuesta hacer dibujos animados en España. No creo que este tema sea ningún misterio, al menos para mí. Y si no que pregunten a BRB Internacional cuanto le cuesta hacer animación en China cuando la historia está pensada en España.

Se quiera o no, Íker Jiménez ha demostrado que no necesita a la Cadena SER, la que le dio el poder. Por no decir que no necesita a ninguna emisora de radio, que seguro ha recibido alguna que otra oferta convenientemente rechazada, por lo que podemos ver y no escuchar. Es lo que tiene crearte una fama y no depender de ningún medio para seguir adelante. Algo parecido a lo que utilizan ciertos personajes para hacerse notar y seguir en candelero, no ‘candelabro’ como dijo aquella. Es el caso de Siro López, y él dice que le va bien diciendo lo que le da la gana.

Quizás este sea un ejemplo de la evolución que algunos ven necesaria en la radio.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.