Permitidme el chiste malo malísimo del titular de esta entrada, pero en ciertos momentos me entra la vena de humorista venido a menos. Esto viene a cuento de la noticia publicada en septiembre del año pasado que anunciaba que la radio televisión pública valenciana tenía pensado poner en marcha un segundo canal de radio utilizando, quizás, las frecuencias de la desaparecida ‘Sí Ràdio’.

La idea, incluida en el borrador del contrato-programa 2021-2023 de la empresa, es poner en marcha un canal cultural de radio, amparándose en la ley de creación de la radio televisión valenciana. Su puesta en funcionamiento debía de ser a lo largo de este 2022, pero parece que las cosas no van por ese camino.

En julio del año pasado, antes de la presentación del borrador del contrato-programa, el director general de ‘À punt’, Alfred Costa, desaconsejaba totalmente la puesta en marcha no ya de un segundo canal de radio, sino también de televisión. Su argumento es que había que apostar más por lo existente. Y en eso le doy la razón: para qué hacerte más grande cuando lo que tienes no termina de funcionar. Teniendo en cuenta que hay bastante gente que denomina a estos canales como ‘Punt2’, el nombre que tenía el segundo canal de televisión valenciano en épocas pretéritas. Las cosas no están muy claras en algunas mentes.

Pero aún hoy día la respuesta de Alfred Costa no está considerada como válida, y si no que se lo digan a los de Compromís, que piden que se realice un informe económico sobre el segundo canal de radio. Según parece la puesta en marcha del segundo canal de televisión lo ven inviable, pero el de radio, con el incremento de 12 millones de euros en el presupuesto de este año, lo ven más que factible, y más teniendo en cuenta que esta emisora tendría un mínimo coste porque su programación se basaría en la divulgación cultural y musical que aprovecharía formatos existentes que, además, posiblemente estuvieran pagados también por el Instituto Valenciano de Cultura. Eso sí, sin dejar de lado a los programas colaborativos realizados por entidades y movimientos sociales, indicando que estos muchas veces no tienen espacio en el canal de radio actual.

Así que vayan ocupando sus butacas, siempre y cuando les apetezca ver el espectáculo político mediático.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.