Hay una canción de los Mojinos Escozíos que se llama ‘Federico’ y que relata la historia de una persona que tiene problemas a la hora de decir la palabra ‘Federico’. El médico que le trata no ve problema alguno en la pronunciación, la cosa es que no se trataba del nombre propio de persona, si no del electrodoméstico que normalmente tenemos en la cocina y que mantiene los alimentos en frío constante. Lo que se viene a llamar un frigorífico. Es un problema de dislexia. Que nadie piense en Losantos.

Después de la chorrada introductoria en el mundo de la radio existe algo parecido, pero en este caso no en formato dislexia, si no por confundir o asociar nombres con cosas que no vienen a cuento o que el parecido con la realidad es pura coincidencia, como dicen esas películas de fin de semana por la tarde y que la cadena francesa TF1 suelta cada día al mediodía.

Los primeros perjudicados con los que comienzo a relatar en esta materia fueron el ‘Grupo Risa’, o lo que es lo mismo David Miner, Fernando Echeverría y Oscar Blanco, que a finales de 2004 tuvieron un pequeño revuelo mediático por un artículo del diario ‘El País’ que les asociaba a una página web satírica llamada gruporisa.com, con el mismo nombre artístico que el trío, que se había dedicado a realizar fotomontajes subidos de tono de ministras de entonces. Según la publicación el gobierno había enviado una queja a la Conferencia Episcopal porque pensaban que la web estaba vinculada al ‘Grupo Risa’ y como estos trabajaban por aquellas fechas en la Cadena COPE, pues miel sobre hojuelas. ¡Qué más da un ataque más a la Iglesia y a la COPE! Se demostró desde el primer momento que la web no tenía nada que ver con el trío, pero ‘El País’ y los componentes del gobierno de aquel momento aún hoy día no se han disculpado.

Y cuando uno piensa que estas cosas ya estaban olvidadas, va la invasión de Ucrania y la ferviente ola antirusa y genera otra equivocación. Como es sabido la Unión Europea ha prohibido la difusión del canal Russia Today y de las noticias de la agencia rusa Sputnik. Y aquí viene la gracia. La Unión Europea pidió al Govern balear un informe de seguimiento de contenidos y la posible relación con medios de comunicación rusos de la emisora cultural mallorquina Sputnik Radio que emite en el 105.4 en Mallorca. Marito Verdaguer, director de la emisora, ha sabido de esta investigación gracias al propio Govern que le informó de lo que se había visto y la documentación que se había pedido, comunicando que, obviamente, lo único ruso que existe en la emisora es el nombre. Ante tal problemática, el director de la emisora ya ha avisado que es muy presumible que cambien el nombre de la radio, por recomendación del Govern balear, para evitar futuras investigaciones innecesarias y no tropezar dos veces con la misma piedra. Que nos conocemos y esto último lo conseguimos hacer muchas veces en nuestra vida.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.