Antoni Mascaró, una persona muy vinculada a la radio de Cataluña y Baleares, tiene una página web en la que va mostrando la excelente hemeroteca que ha ido atesorando sobre artículos de programaciones, noticias o anuncios vinculados con la radio, estructurado según el día de publicación y comprende el período desde los años setenta hasta la actualidad. Un excelente trabajo de historia que de tanto en cuanto nos debería de hacer pensar en cómo era el pasado y cómo se debería afrontar el futuro. Y hoy voy con una historia relacionada con esta materia sobre una de las noticias que Antoni Mascaró recuperó hace unos días.

Durante los últimos días de junio de 1992 se celebró en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de El Escorial un seminario llamado ‘La radio española del 92’ para, según el artículo de El Periódico de Catalunya, “analizar los últimos cambios en la radio española” de aquellos años. Temática muy genérica en el año de la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona.

El primer día asistieron Ramón Villot, director general de la radiotelevisión gallega, Jordi Bosch, consejero de RTVE, Diego Carcedo, director general de RNE, José María Baviano, director de programas de Onda Cero, y José Andrés Hernández, director general de la Cadena COPE. Se echaba de menos a alguien de PRISA y de lo que quedara de Antena 3 Radio tras el llamado ‘antenicidio’, que por aquellas fechas estaba más que hecho.

En el artículo del diario se sacan varias conclusiones:

  • La radio de 1992 estaba en crisis al decantarse por unas programaciones que operaban con unas opciones muy extremas, o generalista o fórmula musical, poniendo como solución ampliar el abanico a otras temáticas.
  • La era de los conductores generalistas estaba acabando y se estaba afrontando una nueva etapa dirigida a las minorías.
  • Los presentadores se habían convertido en una parte demasiado importante de la radio condicionando el valor de la empresa con su presencia o ausencia.
  • Pero había que realizar inversiones en “grandes comunicadores” que fueran capaces de convencer … se supone que a alguien.

Analicemos estos cuatro puntos:

  • La radio sigue siendo extremista, o generalista o musical, ya que las todo noticias casi ni se cuentan. No existe esa gama cromática que se pedía en 1992.
  • La era de las estrellas sigue existiendo y son parte importante de las programaciones, y lo de la radio de minorías creo que debe haberse quedado como sección o en alguna radio de internet o podcast.
  • Sigue existiendo el problema del condicionamiento de resultados si una estrella radiofónica está en una u otra cadena.
  • Y se siguen haciendo grandes inversiones en estrellas.

En el segundo día del seminario se analizó el tema de las audiencias y la publicidad. La recomendación fue que las cadenas de radio se especializaran en alguna temática ya que el número de emisoras y frecuencias utilizadas producía una “gran confusión en el oyente”. Además, vaticinaban que la radio convencional en Onda Media podría comenzar a desaparecer en la primera década del siglo XXI. En cuanto a especialización, la cosa hoy en día sigue igual que la de entonces. Y por lo que hace a la onda media lo acertaron de lleno.

Como podéis comprobar lo que se consideraba un problema hace 30 años sigue existiendo aún. Está visto que estos seminarios están muy bien para exponer problemas, tanto entonces como ahora, pero no para poner soluciones de las que nadie quiere ser el primero en probarlas, no vaya a ser que la cuenta de resultados se vaya al traste.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.