Todos hemos sido seguidores de los hechos insólitos cuando éramos jóvenes, leyendo revistas del tema como ‘Más allá’ o ‘Año cero’ y siguiendo los programas de televisión en los que participaban Juan José Benítez y Fernando Giménez del Oso. El que esté libre de culpa, que tire la primera piedra. En radio estaba Antonio José Alés con su ‘Medianoche’, sin olvidar a Sebastià D’Arbó en el panorama catalán. Pero en todos ellos se contaban acontecimientos ocurridos en tiempos pretéritos. Que pasara algo en directo era extraño y raro de que se produjera, o que incluso fuera el estudio de radio el mismo centro de la noticia paranormal.

Como no podía ser de otra forma, sería Íker Jiménez en su etapa con Milenio3 en la Cadena SER cuando en la tercera temporada del programa y en el segundo fin de semana de septiembre de 2003 se le ocurre enviar una unidad móvil de Radio Sevilla al entonces restaurante ‘Viandas’. Parece ser que se en aquel local, compuesto de varias plantas, sucedían fenómenos paranormales. Y como no Milenio3 debía estar allí. La realidad es que a lo largo de la hora y media que duró el programa se estuvieron escuchando una gran cantidad de ruidos, a lo que se añadían los comentarios de José Manuel García Bautista que seguía al minuto todo lo que estaba ocurriendo como los movimientos de cerrojos o ventanas, o el piano que se tocaba solo. Lo malo es que de aquello queda el podcast que la Cadena SER publicó en aquellas fechas, con una calidad de sonido paupérrima debido a la compresión del audio que realizaba. Prometo buscar en mi archivo el programa grabado de la señal de Canal Satélite Digital. Creo que lo tengo, pero ahora mismo no a mano.

El mismo José Manuel García Bautista publicó el pasado martes 14 de junio un artículo en ‘el Correo de Andalucía’. Eran los principios de Radio Betis, a finales del año 2007, cuando García Bautista realizaba el programa ‘Voces del misterio’ junto con Sebastián Marín, Jordi Fernández, Jesús García y José David Flores. De repente la temperatura del estudio baja a extremos de queja de algunos de los asistentes y el técnico de sonido Sebastián Marín comentó que se estaban colando algunos ruidos extraños desde el estudio. Después comprueban que una sombra pasa por el pasillo y al poco tiempo empiezan a golpear la puerta del estudio además de intentar abrirla. José Manuel García se levantó y fue al pasillo, donde no había nadie, y se fue a ver a Sebastián Marín que estaba igual de asombrado ante lo que había pasado comentando que se acabara pronto el programa. Y según parece no fue lo único que pasó en esa emisora.

Otro fenómeno de otra índole, esta vez técnico, pero también paranormal es el siguiente: ‘Julia en la Onda’, no me preguntéis el año. Tramo de 4 a 5 de la tarde. Julia Otero está comentando una noticia y de repente salta una desconexión local sin previo aviso. Cuando esta acaba la presentadora y directora del programa pide perdón por el corte y que no sabían por qué se había producido. Me imagino la cara de Joan Quintanilla, teniendo en cuenta que las descos locales saltan automáticamente a las horas establecidas y que desde el programa conocen perfectamente.

Siempre que ha pasado algo extraño, desde el otro lado de la radio, el oyente, salía la frase archiconocida de “eso son ellos”. Por mi parte no he visto nunca un fenómeno paranormal de estos tipos. Fenómenos paranormales de carne y hueso los veo cada día, y estos me hacen dudar que pueda haber vida después de la muerte.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.