Creo que a todos se nos ha caído algo de las manos, con intención o sin ella. Y la mayoría de las veces no ha ido a más. O que hayamos caído ya sea de culo o de cara, ya sea también con intención o sin ella. Otra cosa es que hablemos de lo que cae de por sí, y en ese tema no me meto.

Con todo este pequeño bagaje voy a tratar el tema de las antenas que se caen. Esos mástiles que por una razón u otra acaban en el suelo con el problema que conlleva qué puede hacer la emisora en ese momento. Actualmente se puede obligar al oyente a pasarse a internet mientras no se arregle el asunto, eso sí, teniendo en cuenta que no se alargue mucho en el tiempo ya que hoy día la escucha por los medios tradicionales sigue siendo masiva. La vuelta a las ondas se tiene que hacer urgente, y puede que no se produzca con celeridad por aquello que la pieza venga de Alemania.

Supongo que todos nos acordamos de la mayor caída producida hasta ahora, y no sucedió en España, si no en Polonia. Allí estuvo operando entre 1974 y 1991 la considerada edificación más alta del mundo, la torre de Radio Varsovia, con 646 metros de alto. Su desaparición se produjo por un error en la sustitución de los vientos que sujetaban la torre, cuya operación había sido aprobada por el constructor de la antena. Se torció y se cayó, sin producir víctimas ya que los que trabajan en el emisor ya no estaban en ese momento. Se veía venir, y fue demasiado tarde. Así que Radio Varsovia no tuvo más remedio que utilizar dos emisores, uno de ellos que ya tenía abandonado, para solventar el problema lo antes posible.

En España, que yo sepa, se han producido bastantes caídas del emisor. Hay más, pero aquí van tres de las que tengo conocimiento.

La primera fue el 13 de diciembre de 1962 y le tocó a la que se acabó convirtiendo en la antena de reserva de Radio España de Barcelona que estaba situada en el barrio de Les Tres Torres de Barcelona y que fue derribada por un vendaval. Este fue el emisor principal hasta septiembre de 1958, cuando se estrena la antena de Pla del Campament de Badalona, que es la que se sigue utilizando hasta la fecha por Onda Cero en Barcelona.

La segunda es la de Radio Popular de Córdoba, actual COPE Córdoba, que tiene situada en la zona del cerro El Viso y que alguien se encargó de cortarle los vientos una noche de agosto de mediados de los noventa. Desde allí salía la onda media y la frecuencia modulada, y estuvieron sin emitir varios días, hasta que se restituyó el mástil y se subsanaron los daños causados en la caseta.

La tercera y última es de diciembre de 2019 y le tocó a Onda Cero La Siberia, de Herrera del Duque, que cayó por los efectos del fuerte viento que reinaba aquellos días. Se recuperaron al poco tiempo, y es que lo de volver al aire se tiene que hacer efectivo lo antes posible. Los anunciantes después reclaman y se convierten en pagos no realizados o que se demoran, con lo que el balance del mes sale negativo.

Como he dicho anteriormente se han producido muchos más casos, que se acaban convirtiendo en una anécdota dentro de todo el historial de la emisora en cuestión, aunque los hay que lo elevan a punto a considerar, sobre todo si tras ello la empresa no volvió al aire, que puede pasar, pero es raro que ocurra con una cadena de radio. Y viendo cómo está el panorama meteorológico, no sería de extrañar que estos casos fueran a mayores, esperando que no caiga ni Torrespaña en Madrid ni la Torre de Collserola en Barcelona. De esta última siempre he imaginado la catástrofe que podría hacer al caer rodando por la ladera de Collserola si fuera en la vertiente costera. Y tras pensar eso siempre me acuerdo de que, si el mantenimiento se hace bien, puede soportar vientos de hasta 300 km/h. Espero que no lleguemos a estos extremos.

2 comentarios en «Cuando el mástil cae»

  1. También se le olvida la que le pasó a Radio Miramar de Barcelona que le estalló su recién estrenado centro emisor en Badalona y tuvo que emitir varios meses desde Hospitalet de Llobregat donde estuvo La Voz de Catalunya y yo la recibía por todas partes por que se encontraba frente a mi domicilio

    1. Bueno, en este caso la explosión se produjo en la caseta del emisor. La antena, que yo sepa, no sufrió daños y si no se hubiera comentado ya que por su situación se podría haber producido algún daño extra ya que por la parte Norte está la población de Montgat muy próximo al emisor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.