Las emisoras de radio comerciales, pertenecientes al sector privado, tienen su propia asociación para reunirse y comentar sus problemas e inquietudes llamada Asociación Española de Radiodifusión Comercial, y así todo el mundo sabe de quien la compone. Si uno se pasea por su página web comprobará que, además de estar en algunos aspectos desfasada, es una especie de comunidad de vecinos en la que cada uno va por su lado cuando se trata de lo suyo, y van en común cuando el problema afecta al conjunto. Incluso el presidente de la asociación es uno de los miembros y cada cierto tiempo se va cambiando como una especie de rotación: si ahora era el del 2º 2ª, pues le toca al del 2º 3ª. Todos muy bien avenidos para estos menesteres.

El pasado 29 de marzo se hizo pública la nueva presidencia ya que Ramón Osorio, de Atresmedia Radio, le tocaba irse. La entidad tiene a Ignacio Soto, director general de la Cadena SER desde mayo de 2021, como la nueva cabeza visible. Y como siempre, todo presidente de la comunidad que empieza debe tener unos ideales para animar a todos sus vecinos, al menos para que no le pongan mala cara.

Ignacio Soto ha sido muy breve en cuanto a temas a tratar, concretamente cuatro que me parece que son muy conocidos por todos. El primero es el de aumentar la importancia de las radios comerciales frente a las instituciones nacionales y autonómicas, y de la radio como soporte comercial y medio de comunicación. Supongo que una clara defensa de su campo frente a los medios públicos.

Lo segundo es defenderse frente a las entidades de gestión de derechos como la AGEDI y la AIE, con las que mantienen ese difícil equilibrio de cobro de royalties, y así intentar un futuro más viable para las radios comerciales.

El tercer tema es la guerra contra las emisoras de radio sin licencia. Se seguirá denunciando y realizando un seguimiento de los expedientes administrativos que se vayan abriendo. No ha dicho nada de los socios que mantienen repetidores o emisoras fuera del Plan Técnico Nacional.

Y, por último, lo que queremos todos: dinero. Con la pandemia los ingresos publicitarios de las radios comerciales han menguado y, como parece que en el resto de Europa se han ofrecido ayudas al sector para paliar los problemas económicos, pues que quieren lo mismo. De hecho, el gobierno ya ofreció ayudas a las televisiones privadas por valor de 15 millones de euros, aunque al final se terminó anulando. Recordemos que el dinero en ayudas que reparte este y cualquier otro gobierno tiene su origen en nuestros bolsillos.

Que Ignacio Soto tenga una buena presidencia de la asociación. La de la Cadena SER, es otro cantar.

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.