Durante toda su vida Chicho Ibáñez Serrador decía que los cambios en un programa de televisión se deben realizar una vez empezada la temporada, y tampoco convenía meterlos todos de golpe, había que hacerlo poco a poco, para que el público no se enterara del proceso.

Hacer esto en radio se ha visto que no hace falta realizarlo a lo largo de la temporada. En septiembre se presentan las novedades y a quien le guste que se quede y a quien no, pues ya veremos. Si son muchos los que desertan se procede a recular, pero esto no se sabe hasta que llega el siguiente EGM, en este caso en diciembre, y es posible que sea demasiado tarde para algunos.

No sé si este es el caso de las fórmulas musicales del Grup Flaix, el grupo de comunicación catalán que tiene dos cadenas de radio: Flaix FM y Ràdio Flaixbac. En su momento hice una descripción muy somera de la evolución de estas dos emisoras, que tuvieron que buscar su público durante una travesía en el desierto.

Ahora están inmersos en lo que se podría llamar “la vuelta a la búsqueda de la identidad” ya que llevan varios EGM dando unos bandazos a la baja, sobre todo Ràdio Flaixbac que de 336 mil oyentes de julio de 2022 se ha quedado en 259 mil en el último publicado.

Los seguidores más acólitos saben dónde está el problema, y para ellos es la inclusión de música estilo urban en las dos fórmulas musicales. Nos guste o no el estilo musical, adecuarse a los nuevos tiempos lo ha realizado la máxima competidora que es Los40, aunque esta disponga de un canal exclusivo para este producto.

Y aquí viene mi perspectiva: la gran mayoría de canciones estilo urban se cantan en español. Y aquí va otra observación: lo de cantar lo podemos dejar a un lado porque con autotune hasta yo me marco una buena canción.

El Grup Flaix siempre se ha caracterizado por ser un producto radiofónico dirigido a todo aquel oyente catalán que quiere prescindir de la escucha de música en español. Muy pocas veces se ha hecho a lo largo de su historia y, si nadie me actualiza el dato, cuento con una canción de Mecano y otra de Luz Casal por el mero hecho de haber realizado el videoclip del tema en cuestión en Barcelona.

Flaix FM se pudo escapar hace años a la música dance porque en gran parte, si salía algún gorgorito, se hacía en inglés, y además era un mercado por explotar. Ràdio Flaixbac acabó radiando novedades del panorama internacional y el autóctono en catalán tras su período de éxitos de siempre. Lo actual, y aquí incluyo también el dance, siempre tiene más público que lo clásico.

Dicen que estos cambios tuvieron la firma de uno de los dueños, Miquel Calçada, ya que existía otro propietario, Carles Cuní, hermano del periodista Josep Cuní. Desde que el primero saliera de la empresa para dedicarse a temas políticos en 2015 y vendiera su parte al segundo, la emisora atravesó un período de continuidad estable hasta que lo urban empezó a pegar fuerte y PRISA decidiera crear Los40 Urban.

Apuntarse al carro le ha llevado a tener un gran problema de audiencia, teniendo a Flaix FM por debajo de otra competidora catalana, RAC105. Aunque ya veremos a ver cómo se resuelve el tema en el EGM de diciembre.

Por otra parte, ha aparecido otro problema de forma interna. Los trabajadores del grupo han publicado en redes sociales un comunicado en el que denuncian “públicamente las irregularidades y malas prácticas de la dirección de la empresa”. Según dicen la cúpula del grupo de comunicación sabe de la existencia de grupos privados de redes sociales y han comenzado a realizar amenazas a los trabajadores por lo que se publica. Avisan que esta es una de las cosas que padecen.

No parece que vayan las cosas bien en el Grup Flaix. Habrá que esperar qué pasa en el próximo EGM para ver quien tiene la razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.