En los últimos días se ha celebrado el 30 aniversario de la emisora Hit Radio de El Grado, en la provincia de Huesca. La licencia pertenece al Ayuntamiento de la localidad y está explotada por una empresa privada. Esto genera un tema sobre las explotaciones de recursos públicos que puede llegar a llenar alguna entrada.

Durante la vida de esta emisora ha podido ver cómo el nombre Hit ha sido utilizado por varias cadenas o intentos de cadena. El primero que me viene es una emisora de Madrid que a finales del siglo pasado apareció en el 107.0 MHz, parece ser que en Majadahonda. Su vida fue efímera y se podría decir que fue la inductora de las dos primeras cadenas que aparecieron tras su desaparición a principios de este siglo: Fórmula Hit, con sede en Bilbao, y Hit Radio, con sede en Alicante. Pero la cosa no va con estos Hits, si no con uno que apareció en Cataluña a finales de 2002, y la cosa tiene su leyenda.

Kiss FM es una fórmula musical que apareció el 13 de abril de 2002 bajo el paraguas de Onda Cero Radio, entonces de Telefónica, con la que el propietario de la marca y las frecuencias, el empresario asturiano Blas Herrero, tenía un acuerdo de asociación desde hacía unos años. El acuerdo incluía que entre las dos empresas la cadena debía llegar a toda España, con lo que allá donde Blas Herrero no disponía de frecuencias, Onda Cero debía encargarse de ofrecer alguna que tuviera disponible en la zona. La cosa es que el empresario asturiano ya tenía un buen número de frecuencias obtenidas desde el plan técnico nacional de 1989, pero tenía un punto ciego, y ese era Cataluña, con lo que Onda Cero tenía que hacer algo.

Luis del Olmo era el dueño y señor de Onda Cero en Cataluña según el acuerdo de asociación entre esta y la emisora Onda Rambla, propiedad del famoso locutor y que emitía en esta comunidad autónoma. Con ello Onda Rambla emitía parte de la programación de la cadena y las frecuencias de la zona serían administradas por Onda Rambla, aunque la leyenda decía que según las indicaciones de Madrid.

El 9 de septiembre de 2002, las frecuencias que emitían la programación de Onda Cero en Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona pasaron a tener la música de la cadena de Kiss FM en función del acuerdo entre Blas Herrero, Telefónica y Onda Rambla. El toque de calidad de la historia fue que aún con el cambio la configuración RDS de las cuatro frecuencias siguió bajo el nombre ‘ONDACERO’. El primer cambio se produce la noche del 6 al 7 de octubre de 2002, poco más de un mes después de la aparición de Kiss FM. El estilo musical era el mismo, pero no había indicativo alguno. Sonaba a que probablemente la emisión local estaba en marcha, pero resultó ser tan local que algunos empezaron a darse cuenta que aquello ya no era Kiss FM. Y al cabo de los días aparecen los indicativos de la emisora con el nombre ‘Hit Radio’.

Según dice la versión oficial el acuerdo entre Onda Rambla, gestora de Onda Cero en Cataluña, y Blas Herrero debía incluir una serie de horas de desconexión, pero a Herrero no le gustaba este punto tal y como estaba propuesto, así que casi un mes después se rompe el acuerdo y desde Onda Rambla encargan a Fredy Sala, un veterano de la radio barcelonesa, la creación de una radiofórmula similar únicamente para Cataluña.

Hit Radio duró unos dos años, hasta agosto de 2004, cuando Luis del Olmo se va de Onda Cero para crear la cadena Punto Radio junto a Vocento y la gestión de las frecuencias vuelve otra vez a la cadena estatal, esta vez en manos de la editorial Planeta.

Y aquí viene la leyenda. El conglomerado que Telefónica tenía en materia de radio con Onda Cero era un pequeño batiburrillo de asociaciones entre empresas con las que, si se rascaba un poco, algunas no se llevaban bien entre ellas. El tema era en que Luis del Olmo no se llevaba muy bien con Blas Herrero por una guerra de asignación de concesiones de frecuencia modulada que se habían producido en comunidades autónomas presididas por el partido socialista que habrían favorecido muy positivamente al empresario asturiano y muy negativamente al locutor. Fue precisamente en ‘Protagonistas’ donde apareció el mote “El lechero”, en alusión a Herrero.

¿Gestionar unas frecuencias de la programación de Blas Herrero por parte de su enemigo mediático y empresarial Luis del Olmo? Pues va a ser que no, así que si lo que se quiere desde Madrid es una fórmula musical se instaura una propia y aquí no ha pasado nada. ¿Quién le iba a decir algo a la entonces estrella de la cadena?

Por jmpontes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.