Ya he hablado de este tema recuperando un texto que escribí hace unos años, pero después de la parrafada del DAB de la semana pasada me he quedado con ganas de hablar un poco más del asunto. Aunque me parece que me voy a repetir, pero ahí va.

Cuando escuchas a alguien hablar de la radio digital, lo más normal es que acabes pensando en el DAB. Pero estoy seguro de que escucharéis a algunos personajes que cuando hablan de radio digital se refieren a la de internet, al streaming. Más que nada porque de la primera no quieren oír hablar, por aquello de depender de una licencia posiblemente administrada de forma arbitraria, y prefieren la segunda porque con un servidor de internet y la cobertura de la telefonía fija y móvil el plan ya está hecho.

Hace años que mi escucha de radio ha pasado la gran mayoría de mi tiempo a la digital de internet, teniendo también algo del satélite mientras este siga en abierto. Esto en casa, si voy en coche el streaming es mi refugio. Sí, me he vendido casi en la totalidad a la radio por internet. Y estoy satisfecho.

Como comenté en las últimas entradas, lo del DAB está aún por venir si alguno de los actores participantes quiere mover ficha. Solucionaría el tema de la cobertura de la práctica totalidad de las emisoras involucradas, alcanzando el 95% de la población y, posiblemente, buena parte del país. Pero vuelvo a decirlo, eso ahora mismo son castillos en el aire.

Así que desde hace unos años las emisoras de radio se han pasado al efecto streaming: internet parece ser la salida. En casa o en el trabajo, esta segunda opción solo es válida para algunos, está todo resuelto ya que en esos lugares se supone hay internet. ¿Y en movilidad? Aquí hay que echar mano de la cobertura móvil, y esta está prácticamente en todos los lugares … y digo lo de prácticamente porque hay sitios donde no hay nada.

Atravesar España escuchando cualquier emisora en streaming es una realidad. Y las cadenas lo saben, y les cuesta bastante dinero mantener esa infraestructura, no tanto para una sola emisora. Pero les rinde, ya sea el coste que sea, más que nada porque el gasto en antenas se deriva al usuario con su contrato de línea fija o móvil, preferible esta última con bastantes datos, al poder ser infinitos, siempre y cuando se pueda ser asiduo a la escucha por internet. Y que las baterías de los dispositivos no se calienten mucho, que eso también es un gasto añadido a la larga.

Y en casa ya no hace falta tener el ordenador encendido o seguir con el dispositivo móvil. Los altavoces inteligentes te permiten la escucha de cualquier radio, siempre que esté en internet, tenga su aplicación o skill específica, o esté incluida en alguna plataforma de radio. Y lo mejor de todo, sin interferencias … siempre y cuando originalmente el audio no provenga de una radio FM.

¿Este será el futuro? Ahora sí, mañana, ya veremos.

Por jmpontes

Un comentario en «A la espera del DAB, bueno es el streaming»
  1. Yo también me he pasado al streaming en casa y en el coche, así que al dab le auguro poco recorrido cuando toda la gente descubra cómo se oye la música en el coche a través de las apps el dab ya puede cerrar antes de abrir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.